Coordinación: Claudio Milano, Jordi Gascón.

El análisis del impacto del turismo ha generado resultados contradictorios. Diferentes autores afirman que es un motor de desarrollo económico, mientras que otros constatan que es un mecanismo que aumenta la vulnerabilidad, la desigualdad y la dependencia. Las razones que explican esta discordancia, a la que hemos denominado “Dilema de la Dualidad” (Gascón, J. & Milano, C.; eds. El turismo en el mundo rural. Tenerife & Barcelona: Pasos & FTR. 2017), pueden ser diversas: a que las consecuencias del turismo son distintas porque los contextos son diferentes, a que el investigador llega al terreno con convicciones teóricas que le llevan a priorizar unos aspectos sobre otros en sus valoraciones, o que los destinos pasan por diferentes fases que van de la expansión a la crisis y la valoración es resultado del momento en que se realiza el estudio.
El que es indudable es que el turismo comporta cambios en el uso y en el valor de los recursos y del territorio. A modo de ejemplo, en zonas urbanas transforma la vivienda en establecimientos turísticos, y en el mundo rural, convierte tierra agraria en suelo constructivo. Cuando el turismo toma un rol destacable en la economía local/regional, esos cambios de uso y valor comportan transformaciones sustanciales en el territorio, en sus conexiones ecosistémicas y en las relaciones sociales.


El objetivo del Grupo de Trabajo es debatir cómo acontecen y qué características
tienen estos procesos, tanto en espacios urbanos como rurales. ¿Qué consecuencias tienen estas transformaciones en las actividades económicas tradicionales? ¿Las fortalece o las empobrece? Y estos procesos, ¿qué papel juegan en la estructura social? ¿Impulsan procesos de gentrificación rural y urbana? ¿Incrementan o reducen la diferenciación/desigualdad social?

Hacemos un llamado a comunicaciones que, desde un punto de vista teórico y/o a través de la presentación de casos empíricos, permitan debatir estos interrogantes.